Las artes marciales no es algo que puedes aprender simplemente en Youtube, a través de tutoriales o vídeos demostrativos de aficionados. Lo que necesitas es un maestro que esté atento a tus movimientos y te corrija cada paso. Eso, y practicar una, y otra, y otra vez ¡hasta que lo tengas dominado!

Hay muchísimas escuelas de artes marciales, pero, seamos sinceros, no todas son buenas. Por ello, ¿cómo saber si has elegido la escuela correcta? ¿Qué deberías tener en cuenta a la hora de buscar una escuela? Aquí tienes cuatro consejos para encontrar tu dojo perfect0.

  1. Investiga y visita diferentes escuelas

Haz una lista de las escuelas de artes marciales que tienes alrededor y aquellas que impartan tu disciplina (si es que ya tienes una). Si la academia ofrece una clase de demostración, ¡pruébala! Porque si nunca has entrenado, ni has visto una clase de artes marciales, necesitarás visitar varias escuelas antes de elegir una.

El primer paso debería de ser ir a un gimnasio y sentir lo que allí pasa. Acude a varias clases. El tiempo que dediques a entrenar estará influenciado por el tipo de personas que estén en tus clases. Si tus compañeros te inspiran camaradería y familiaridad, te será fácil acudir a tus sesiones y aprender. Si por el contrario, no te inspiran confianza, se te quitarán las ganas de ir a clases.

El siguiente paso es saber si el sparring está bien seguro. Es necesario tener un balance para garantizar que la seguridad y el aprendizaje van de la mano.

Te sugerimos encontrar a alguien que conozcas, como un amigo, para que puedas ir a su dojo. Deberías ver a los estudiantes, si disfrutan de sus clases y de si tienen respeto a su profesor. Intenta hablar con ellos y averiguar qué es lo que les gusta de la escuela. Habla con los profesores para saber si sus objetivos encajan con los tuyos.

  1. Busca un buen instructor/a

El maestro ideal de artes marciales es aquel que sabe establecer una estrecha y sólida relación con sus alumnos. ¿Él (o ella) es experto en artes marciales? ¿Sientes que esta persona puede ayudarte a aprender? ¿Corrige los errores de los estudiantes o les deja que ellos mismo se den cuenta? Sus habilidades para enseñar determinarán lo bien que puedes llegar a sentir en el gimnasio.

Aconsejamos evitar aquellas academias que enseñen muchas artes marciales. Es mejor aprender al lado de alguien especializado en una disciplina en concreto. Por ejemplo, si quieres aprender Aikido, te aconsejamos entrenar en un dojo de aikido, no en una escuela donde el Aikido sea una de las diez disciplinas impartidas por un mismo maestro. El enfoque es la clave.

3) Desconfía de los contratos

Algunas academias solicitan un contrato antes de comenzar una clase sin ofrecer una clase de demostración antes.

Desconfía de los contratos que te obligan a pagar meses por adelantado, tu mejor elección es encontrar un dojo que te permita pagar mes a mes y no te sientas obligado a permanecer allí si no te encuentras a gusto. Si la escuela te garantizar ser cinturón negro en 2 años, mejor no vayas a esa academia. El primer interés  de este tipo de escuelas es hacer negocio por encima de todo, no siendo la enseñanza de las artes marciales su primer objetivo.

4) ¡Localización, localización, localización!

La proximidad de una escuela con tu casa o lugar de trabajo es de gran importancia y deberías considerarlo prioritario a la hora de elegir dojo. Aunque una hora puede parecer poco tiempo, ten en cuenta que será dos o tres veces por semana.

Y, sobre todo, encuentra una escuela que se adapte a tus necesidades, pero dentro de una distancia prudente.

En resumen, tanto si acudes al dojo para entrenar, como si quieres aprender a perfeccionar un arte marcial, la escuela te exigirá un alto nivel de compromiso, se enfocará en ayudarte y mejorar tu técnica. Una buena escuela de artes marciales tiene unos rigurosos estándares para conseguir el cinturón negro. En la mayoría de los casos una buena escuela también será más cara. Esto es el caso de lo bueno es caro.

Esta lista es solo una pequeña muestra¿Qué otros consejos añadirías? ¿Qué criterios has utilizado para elegir tu dojo?